Saltar al contenido

Estafas que marcaron historia

Estafas que marcaron historia

En el mundo de los negocios muchas personas con malas intenciones han logrado conseguir agujeros legales para poder hacer estafas, se han aprovechado de las necesidades y del dinero de otros para aumentar su riqueza personal. Esto aunque suene negativo ha podido ayudar también a los gobiernos de todo el mundo para saber cómo protegerse.

Frank Abgnale el mayor suplantador de los Estados Unidos

Abgnale inició en el mundo de las estafas a la temprana edad de 16 años, inició suplantando identidades. Para los años 70´s su método de suplantación de identidad había logrado cobrarle más de 2,5 millones de dólares en cheques falsos (Aproximadamente unos 16 millones de dólares en la actualidad). Entre sus identidades llegó a ser médico, piloto e incluso abogado. 

Además de su gran habilidad para suplantar identidades también destacaba por su capacidad de falsificación de cheques. Abgnael salió de la cárcel para colaborar con el FBI, esto con el objetivo de ayudarlos a combatir nuevos tipos de fraudes. Un tiempo después de estar colaborando con el FBI declararía en el 2015 que con la enorme cantidad de información que hay en internet se podría llegar a repetir con éxito muchas de sus estafas, pero hasta 4 mil veces más fácil. 

La vida de Frank Abgnale ha sido la principal fuente de inspiración para la película, Atrápame si puedes, protagonizada por Leonardo Di Caprio y dirigida por Steven Spielberg en el año 2002. 

Steven Jay Russell y la estafa por amor

Steven Jay Russell y Phillip Morris eran 2 estafadores que se conocieron en la cárcel. Ambos se llegaron a enamorar, en eso Steven le prometió a Phillip una vida sana, pero llena de lujos y extravagancias, para lograrlo se propuso trabajar como Director Financiero en una aseguradora. Este trabajo logró conseguirlo gracias a un currículum falso bastante bien hecho. 

Con su nuevo puesto Steven logró apropiarse de hasta 800 mil dólares a través de la malversación de fondos, años después su estafa fue descubierta y fue enviado nuevamente a la cárcel. En esto se hizo pasar por juez para quedar en libertad, pero no mucho tiempo después fue descubierto y fue arrestado. En varias ocasiones logró escapar a través de artimañas, la última condena de Russel fue de 144 años. Su vida también sirvió de inspiración para la película de “Te quiero Phillip Morris”, protagonizada por Jim Carrey y Ewan McGregor.

La venta del puente de Brooklyn

Una de las estafas más memorables es la venta del puente de Brooklyn hecha por George C. Parker, este estafador vendió hasta 2 veces el puente de Brooklyn a lo largo de los años a turistas millonarios. Según el New York Times tenía una gran habilidad para convencer a las personas. 

Parker llegó incluso a vender la Estatua de la Libertad a un empresario multimillonario. Estuvo realizando este tipo de estafas durante 45 años hasta ser atrapado en 1928. Fue condenado a cadena perpetua a los 68 años de edad, muriendo 8 años después de su condena.